a

Lorem ipsum dolor sit amet, elit eget consectetuer adipiscing aenean dolor

Héroes de Leyenda

Niice

Puerto Niice y el Priorato del Norte

El puerto de Draconia, como se conoce actualmente a la ciudad portuaria de Niice, es una hermosa muestra de arquitectura antigua. Formada por formas alargadas y picudas, está regada por preciosos canales que embrujan los sentidos al anochecer.

Su sociedad estaba compuesta principalmente por pescadores y campesinos. Eran gente de paz encabezada por el priorato del Norte. Este hacía las veces de nobleza y rendía culto al Rey Delfín, el protector de los mares del norte. La priora ofrendaba cada semestre un tributo a su señor, a fin de garantizar buena pesca, comercia y seguridad.

La Corona de Draconia se hizo cargo de la ciudad, pasando a incorporarla como “El Puerto”, durante la guerra de las Sombras, a petición de las hijas de la priora Fiona.

El emperador Hazulem masacró a sus habitantes y exterminó por completo al priorato, pues el único culto que permitía era hacia su propia persona. Los habitantes de Niice demostraron gran valor al negarse a arrodillarse, pero un puñado de ciudadanos pacíficos no pudo medirse con los demonios del emperador.

Tobaki y su rebelión ayudaron a la ciudad portuaria cuanto pudieron, pero no sería hasta que sus hijos expulsaron al ejército imperial que Niice sería libre de nuevo.

El Priorato tuvo mucha importancia durante el periodo de los Evangelistas Anillados. Como miembros del Clero, tenían acceso a la magia de los anillos. Sin embargo, a diferencia de otros clérigos, no se consideraban guerreros y no les gustaba la violencia. Es por esto por lo que sus conjuros se especializaban en la sanación.

Sus puertas estaban siempre abiertas para cualquier necesitado que solicitase su ayuda. Además, nutrían a la ciudad de numerosos comedores sociales y albergues para los pobres y hambrientos. Por este motivo, a Niice se la conocía también como la Ciudad Bendita.